fbpx
Cuando se acercan estas fechas siento como libero una parte de mi… Una parte que se va, que estuvo pero no continuará porque ya no me aporta, ya no resuena en mi nuevo presente.
Siento que mi cuerpo y mi mente se preparan para un nuevo proceso, se cierran ciclos y comienzan nuevas etapas.
Hoy me siento especialmente agotada, agotamiento emocional, de ese que carga con la gran incertidumbre del no saber y no poder controlar.
Una vez más me declaro humana intentando controlar lo incontrolable.
Siento tal gratitud que solo puedo mostrar mis respetos y agradecimiento por tener el privilegio de vivir todos los grandes momentos, pero también los momentos más duros, esos que te hacen entrar en un bucle de crisis existenciales y te empujan de tal forma que te expulsan por completo de la zona de confort, que desnudan la herida más profunda y te obligan a observarla, aún cuando no querías hacerlo y escogías ignorarla. Porque este conjunto de vivencias son las que me permiten estar hoy aquí, son las que me hacen sentir afortunada de poder sentirme presente.
Ayer no me permití creer en mí, pero hoy estoy trabajando para que en todos mis mañanas me permita creer, aún cuando el miedo esté presente.
Me preparo, para un nuevo momento.
Nuevo año, nuevos objetivos. Estoy hibernando, estoy en proceso.
Y tú, ¿te permites creer en ti?