fbpx

Hola  ¡He vuelto!

Después de ausentarme algo más de un mes, he vuelto para quedarme. Así que si te apetece, ponte cómoda y coge sitio ya que hoy retomamos el blog. Tengo tanto sobre lo que hablar, que no sabría ni por donde comenzar. Pero la realidad actual me invita a saltarme todo este mes y medio y escribir directamente sobre el miedo y el pánico colectivo. Porque es lo único que puedo ver a mi alrededor.

¿Cómo reaccionas ante una pandemia? 

El miedo está latente,es real. Pero podemos elegir vivir esta etapa desde otro lugar.

He de reconocer que si pongo durante quince minutos seguidos los medios de comunicación me empiezo a poner nerviosa hasta yo. Por eso hoy me gustaría recomendarte dejarlos de lado, no nos aportarán nada nuevo y la información realmente relevante o que te pueda afectar (como cierre de escuelas) te llegará aunque no veas la televisión.

Como te comentaba antes, puedes elegir cómo gestionarlo. Sin dejar que el miedo te domine. 

Como digo siempre hay dos formas de vivir:desde el miedo y desde el amor. 

Uno de los muchos aprendizajes que me enseñaron los refugiados Sirios tiene que ver con esto. Aún estando su vida destrozada, se podría observar esa pequeña minoría que no se dejaba llevar por la desesperación del miedo. Eran pequeños focos de luz entre tanta oscuridad. Se trataba de madres que lograban controlar la situación a nivel emocional y en más de una ocasión esto salvó la vida de sus hijos. Con historias que harían estremecer hasta el corazón más frío.

Así que mamá, te pregunto:

¿Eres capaz de sostenerte a ti misma emocionalmente ante esta situación? 

Este primer paso es esencial, si no me puedo sostener ¿cómo sostendré a mis hijos? 

Si la respuesta es no, busca la calma. Medita, evade tu mente en una buena lectura, reflexiona sobre tus propios demonios, encuéntralos, visualízalos y enfréntalos. No los escondas permite que estén presentes, aprende sobre tus temores. 

 ¿Qué es aquello que te impide encontrar la paz y estar calmada? 

Desde la calma encontraremos el amor, que nos permitirá cambiar la visión de la realidad. En el miedo jamás habitará el amor. 

La gestión emocional es fundamental en momentos de crisis social. Enséñale a tus hijos cómo gestionar lo que sienten, lo que viven. Pero hazlo desde el ejemplo.

Sin lugar a duda esta es una gran oportunidad que nos pone a prueba.

Mamá, abre los ojos y toma las riendas de nuevo. Eres capaz de salir del miedo y sostener a tus niños desde el más cálido abrazo de amor.

Aún cuando nos hacen creer que el mundo se nos viene encima, no permitas que la histeria social te domine.

Y no podría finalizar estas líneas sin pedir un momento de reflexión y empatía para aquellas mamás, que han tenido que pasar por algo muchísimo peor a esto y quizás hasta ahora no pudiéramos comprender. Esta situación nos permite ponernos en su piel. ¿Cómo podrías ayudarlas tú?

Seguro que se te ocurre una buena idea, empatizar con ellas te ayudará también a comprender que, hasta de la peor de las realidades, hay salida.

Todo cambia y todo pasa. La realidad que vives hoy será el pasado de mañana. Se te abren las puertas de la oportunidad, para ser una mejor versión de ti misma.

Gracias por leerme una vez más 🤗

¡Nos vemos la próxima semana!