fbpx

 

Hola 🙂

¿Qué tal tu comienzo de año? 

¿Qué sensaciones te ha transmitido? 

¿Has notado la fuerte energía que trae consigo el 2020? 

La verdad es que yo sí y esto tiene mucho que ver con que la semana pasada no hubiera publicado en el blog.

Hice balance de mis aprendizajes y esto me hace sentir una enorme gratitud.

Aún siendo cierto que he adquirido un compromiso, parte de ese compromiso es también conmigo misma y ahora  estoy en pleno aprendizaje del permitirme. Necesitaba silencio, así que me he permitido evadirme de las palabras durante unos días para que el silencio pudiera ahondar en mi mente.

Uno de los errores que he cometido el año pasado era exigirme demasiado incluso llegando a superar mis límites, aún cuando mi mente me pedía un descanso, seguía exprimiéndola. Así que ahora estoy siendo más respetuosa conmigo misma y aprendiendo a decir «NO» , he aprendido a descansar y priorizar.

Hay proyectos que se quedaron a la espera de salir a la luz . Esto me hacía sentir enormemente decepcionada, ya que escapaba de mi control y no lograba alcanzar los objetivos planteados.

Pero luego comprendí que debo de aprender a soltar y en realidad “mi parte” en estos proyectos la había realizado. Después de la reflexión sentí calma, lo logré. Pero aún no era el momento y con esto aprendí a aceptar. 

 

Esta imagen la realicé el día de Navidad, cuándo finalizaba un paseo en familia.

 

Este año seré mucho más realista con mis objetivos.

También estoy aprendiendo a dejar de intentar tenerlo siempre todo bajo “control” ya que esto trae consigo un agotamiento increíble. Y la verdad es que la vida me lo está poniendo muy claro en diversas situaciones.

Mi entrada en el año ha sido un poco turbulenta, ya venía sintiéndolo desde hacía un par de semanas. 

Para mi el 2019 ha supuesto cerrar un ciclo de varios años, probablemente el más complejo y fuerte que tuve que vivir hasta la fecha.

Cerrar ciclo siempre mueve y yo me sentí como si un huracán me estuviera paseando por todos aquellos rincones que un día decidí ignorar. Pero era necesario para mi evolución.

Entonces tuve que observar para poder agradecer y perdonar.

Me negué tanto, tanto que me enfadé conmigo misma.

El enfado duró poco, fue breve.

Breve pero intenso, muy intenso. El golpe de realidad que me hizo despertar.

Todo esto me aporta información, este año viene potente y yo me he estado preparando para recibirlo.

¿Te has planteado objetivos realistas?

¿Qué aprendizajes te llevas del 2019? 

¿Qué es aquello que debes de soltar para dar paso a lo nuevo en tu 2020?

Te deseo un 2020 lleno de vivencias y aprendizajes. 

¡Gracias por estar a mi lado un año más!

¡Hasta el próximo jueves!

Un abrazo 🙂