fbpx

 

Hoy me he ido a tomar la noche, me encanta hacerlo cuando necesito focalizar en mí profundidad.
Me permite observarme allí donde me limito de forma habitual, me reconecta con mi parte más profunda y salvaje.
La indomable, que en ocasiones también merece un lugar y permiso para ser…
Me guía un protocolo personal y ancestral, que abarca la conexión y desconexión a su vez. Aportando tanta presencia en la oscuridad, sin dejar de ser luz, puede resultar complejo, más es sencillo.
Eterna gratitud hacía la rosa de los vientos que me guía, siempre estando presente para regresarme aquí y ahora.
A menudo me veo sumergida, buceando, acompañando…
Pero la realidad es que cuando se trata de mí, es más real.
La presencia forma parte de la aceptación, tan solo sumérgete y observa.
Libero el ego, el mental ,el emocional y re-conecto con la fuerza más sagrada. Libre de materia, se trata de la inmensidad de mi alma.
Es mi mayor recurso para avanzar.
Libero el control.
Acepto, agradezco la capacidad de observar en donde aparentemente hay oscuridad. Acepto la capacidad de sumergirme en lo banal y conectar con la esencia más oculta, desenmascarando secretos, revelando misterios… Y agradezco la guía de cordura que me conecta con la más absoluta sabiduría espiritual y a su vez en un preciso instante me declara eterna ignorante.
Regresar al hogar olvidado, es mi mayor fuerza para continuar mi viaje. Pues representa, focalizar la presencia en el proceso personal, aún sabiendo que la luz brillará por su ausencia. Es de los retos más complejos que mi existencia me ha interpuesto.
Y aquí estoy, comunicándole al silencio, recibiendo del misterio.
Agradezco los momentos inesperados que despiertan en mí la más vulnerable flaqueza en mi día a día. Y bendigo cada instante que me trae un aprendizaje.
Pues a eso he venido:  aprender, aprender, aprender y en ocasiones a transmitir y acompañar.
Hoy me sumerjo para liberarme de las cadenas que mañana me permitirán flotar en libertad.
Al igual que ayer lo hice para llegar a mi aquí y ahora.
Hoy la rosa de los vientos me guía y libera.
Una vez más, eterna herramienta.
La sabiduría se transmite en el silencio y se traduce en la materialización mediante la verbalización y escritura.
Más nunca será tan pura, como la propia conexión llena de imperfecciones tan banales y humanas que te guiarán hasta la genialidad de la ignorancia.
Gracias por ser, gracias por estar.
Con amor desde el dolor y con dolor desde el amor. Más siempre desde la presencia.
Permítete transitarla aún cuando hiera.
Nos vemos en el regreso a la luz, mientras tanto sumérgete en tus profundidades y tan solo se tu mismo en tu pura esencia.
Recuerda:  nada es más eterno que las almas, la inmortalidad se rinde ante la vertiginosa mortalidad, en algún lugar por muy oculto que se halle, resuena la certeza del conocer aún cuándo ignoras el saber.
Con amor, aún en pleno viaje astral:
Alma
❤❤❤